Ads 468x60px

10 de abril de 2007

MARZO, EL MES NEGRO EN LA HISTORIA DE LAS MIGRACIONES

Faltos de inspiración pero no de problemas y contingencias que llaman nuestra atención, nos permitímos compartir, con ustedes, el siguiente artículo que llegó a nuestra casilla. ¡Gracias Edwin!

MARZO, EL MES NEGRO EN LA HISTORIA DE LAS MIGRACIONES

Por Edwin Pérez Uberhuaga

Marzo de 2007 quedará registrado en la historia de la migraciones latinoamericanas como un "mes negro" por el drama y la desesperación de miles de bolivianos viajeros, sus parientes y todo un país atento a si ellos podían cruzar o no las fronteras para ingresar a la Unión Europea. Por un lado se vio el rostro de la desesperante necesidad de dejar un país en busca de un incierto paraíso y también reveló el rostro de una Europa cada vez mas intolerante con el extranjero, venga de donde viniere.

De unos treinta mil bolivianos que tomaron el avión en marzo, casi una cuarta parte fueron "devueltos", inclusive niños, a pesar de estar con cartas de invitación legales, de mostrar que sí eran turistas o que formaban parte de la reagrupación familiar.

El "efecto llamada" luego de los rumores de la visa era tan evidente que se notaba en el rostro de campesinos con cámaras fotográficas que en los interrogatorios luego de 24 horas de viaje decían que iban a bañarse a la playa de Madrid, ciudad mediterránea de España…

Después de la tempestad de marzo, este abril nos trae una relativa calma, ya que solamente pueden abordar un avión aquellos bolivianos que tienen la nueva visa de "turista", luego de demostrar que realmente lo son, y los que tienen el tradicional visado de estudio o trabajo. El muro virtual que iba descendiendo poco a poco con los visados a colombianos, peruanos, ecuatorianos ha completado su cierre con los bolivianos y ahora solo quedan los paraguayos más o menos libres para venir a Europa, mientras que los que provienen de los países más ricos de Latinoamérica no tienen tantas exigencias.

A RIO REVUELTO…
La frase "a río revuelto, ganancia de pescadores" se aplica perfectamente en este caso.

De la noche a la mañana, hicieron fortuna las agencias de viaje, tramitadores, usureros, funcionarios de Identificación y Migración, residentes "con papeles" que vendían cartas de invitación o cobraban grandes sumas de dinero por "empadronar" o alojar a los recién llegados. El fenómeno migratorio también dio nuevas luces al popular "cuento del tío", que son pequeños o grandes engaños. Desde el cambio de dinero en porcentajes engañosos, hasta la venta de un ticket de Metro de un euro, por un valor de diez euros. Algunos taxistas disimuladamente hicieron dar paseos turísticos a los clientes novatos, para cobrarles diez veces más de la tarifa normal. Pocos pueden imaginar lo que representa para cada nuevo migrante gastar un euro. Con un euro se puede almorzar en un restaurante mediano y se necesita trabajar tres años en Bolivia para recuperar el gasto de un viaje frustrado que cuesta más de 3.000 euros.

Por eso el nuevo migrante con frecuencia acepta un salario bajo en Europa, con lo que se gana el celo de otros latinoamericanos y europeos. Es muy simple: enviar cien euros alivia la situación económica de toda una familia durante un mes.

En estos tiempos borrascosos, surgieron peces gordos en delitos migratorios, que ahora han desaparecido, dejando una estela de dolor y frustración.

Los tramites de pasaportes, certificados de nacimiento o de buena conducta policial se han quedado en las carpetas de tramitadores y hay pasajes de avión del Lloyd Aéreo Boliviano que ya no sirven después del 1 de abril y que solo son un testimonio de una estafa masiva por la venta excesiva de pasajes.

También se fueron al agua las ilusiones de mas de 80 bolivianos que tenias todo para llegar como turistas a Europa: un crucero de ensueño, noches de esparcimiento y alegría en el mar, chapucear el ingles o francés, hasta que en España alguien les pidió el pasaporte y no pudieron pasar el examen definitivo.

Los protagonistas de esa aventura marítima, provenientes de un país que no tiene mar, también denunciaron la injusticia de la "devolución" forzosa, ya que iban a llegar sin visa antes del 1 de abril a hacer "turismo" y tal vez quedarse, como muchos otros.

¿Y AHORA... QUE HAGO?
El alivio sentido por aquellos que en marzo lograron ingresar a España, parece ser temporal. Ahora vienen las preocupaciones para encontrar trabajo, un lugar para vivir en los pisos "patera" o cuartos donde vive gente hacinada y de llegar a un acuerdo salarial justo… que realmente se cumpla.

"He gastado toda mi energía para aprender m discurso de turista y no he pensado mucho en la forma en que se vive aquí", confesó Matilde, una secretaria ejecutiva que de la noche a la mañana cambió el ordenador (computadora) por un trapo de limpieza de baños.

Esteban afirma que le resultó más o menos fácil empezar a trabajar como "paleta" (albañil), pero está a punto de perder su trabajo porque, como abogado, no puede hablar de leyes a las paredes… tiene que construirlas.

Muchos ya han recibido el apoyo solidario de otros bolivianos y latinoamericanos, pero otros se han encontrado con la frialdad europea, de compadres y parientes que les ofrecieron todo en los viernes de soltero en Bolivia y que ahora no les cumplen.

Ojalá que el mes negro de marzo, no se vuelva más intenso a lo largo de este año.

Edwin Pérez U., periodista, es coordinador en Suiza del Centro de Estudios en Migraciones (CEM). El CEM es un centro cibernético de intercambio de informaciones. visite y opine www.revistamigrante.blogspot.com, www.vulcanusweb.de, pueden escribir a: uberhuaga{@}walla.com


Publicado en El Semanal N° 23 en QuinBolivia.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.

Lo que opinas sobre nuestras publicaciones, es una motivación para seguir compartiendo contigo.

Novedades en tu Mail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner