Ads 468x60px

17 de mayo de 2009

La vida ese paréntesis: Mario Benedetti (1920-2009)

Enviado por El Quintacho a través de Google Reader:

vía DigiZen:Un blogfesor aprendiendo de Mario Núñez el 17/05/09

Hoy día 17 de mayo de 2009 Mario Benedetti falleció en su casa de Montevideo, a los 88 años de edad. Nos deja su poesía de amor y de vida, su claridad para compartir las cosas más profundas. Con su obra nos demostró porque la poesía es "la gran reveladora".

"Cuando tengo una preocupación, un dolor o un amor tengo la suerte de poder transformarlo en poesía"

"Acontece la noche y estoy solo/ cargo conmigo mismo a duras penas/ al buen amor se lo llevó la muerte/ y no sé para quién seguir viviendo"

Tres poemas de Benedetti:

Cuando la poesía (inédito)

Cuando la poesía abre sus puertas

uno siente que el tiempo nos abraza

una verdad gratuita y novedosa

renueva nuestro manso alrededor

cuando la poesía abre sus puertas

todo cambia y cambiamos con el cambio

todos traemos desde nuestra infancia

uno o dos versos que son como un lema

y los guardamos en nuestra memoria

como una reserva que nos hace bien

La vida ese paréntesis

Cuando el no ser queda en suspenso

se abre la vida ese paréntesis

con un vagido universal de hambre

somos hambrientos desde el vamos

y lo seremos hasta el vámonos

después de mucho descubrir

y brevemente amar y acostumbrarnos

a la fallida eternidad

la vida se clausura en vida

la vida ese paréntesis

también se cierra incurre

en un vagido universal

el último

y entonces sólo entonces

el no ser sigue para siempre

COMO SI NADA

Si esta pobre existencia es como un puente

colgante entre dos áridos mutismos

vale decir entre dos muertes

a todas luces (o

mejor a todas sombras)

lo inapelable lo definitivo

lo importante vendría a ser la muerte

¿o no?

somos cardúmenes de vivos

que navegamos ciegos/ consolables

de muerte a muerte y sin escalas

de esta tregua brevísima querría

llevarme algunas cosas

verbigracia el latido del amor

el libro que releo en los insomnios

la mirada sin niebla de los justos

y otra vez el latido del amor

esto de no ser más/ de terminarse

tiene algo de aventura o de presidio

del ocaso al acaso media un palmo

de la nada a la nada va una vida

allá lejos/ la simple ceremonia

de esa boca de niño junto a un pecho

de madre manantial

es un envite inútil a la nada

un simulacro espléndido/ un adiós

pero la nada espera/ no se olvida

de todas sus promesas serviciales

sus lágrimas de paz y protocolo

sus grietas en la tierra y en el cielo

¿Cómo no ser curioso?

¿cómo no hacer apuestas a favor

o en contra hasta que alguien

pronuncie el no va más?

estoy henchido de curiosidad

callado como un pino en el crepúsculo

cuando el sol/ ese impar/ muere de a poco

y también él esconde sus vergüenzas

curioso y en silencio/ yo me espío

a ver si la esperanza cicatriza

o si las servidumbres se desmandan

o si el secreto a voces me concierne

estoy flotante de curiosidad

ávido de saber o de sufrirme

flotante entre mis miedos

esclavo de mis auras

señor de mis cenizas

alguna vez la nada será mía

y yo/ curioso

la venderé al mejor postor

y si él/ a su vez/ desencantado

la subasta en la plaza/

podré esfumarme al fin

como si nada.

Como si fuéramos inmortales

Todos sabemos que nada ni nadie

habrá de ahorrarnos el final

sin embargo hay que vivir

como si fuesemos inmortales.

Sabemos que los caballos y los perros

tienen las patas sobre la tierra

pero no es descabellado que en una nochebuena

se lancen a volar.

Sabemos que en una esquina no rosada

aguarda el ultimátum de la envidia

pero en definitiva será el tiempo

el que diga dónde es dónde

y quién es quién.

Sabemos que tras cada victoria el enemigo regresa

buscando más triunfos

y que volveremos a ser inexorablemente derrotados

vale decir que venceremos.

Sabemos que el odio viene lleno de imposturas

pero que las va a perder antes del diluvio

o despúes del carnaval

sabemos que el hambre está desnuda

desde hace siglos

pero también que los saciados

responderán por los hambrientos.

Sabemos que la melancolía es un resplandor

y sólo eso

pero a los melancólicos nadie les quita lo bailado

sabemos que los bondadosos instalan cerrojos de seguridad

pero la bondad suele escaparse por los tejados

sabemos que los decididores

deciden como locos o miserables

y que mañana o pasado alguien decidirá que no decidan.

Sintetizando:

Todos sabemos que nada ni nadie

habrá de ahorrarnos el final

pero así y todo

hay que vivir

como si fuéramos inmortales!!!

Technorati Tags:

Etiquetas: ,

Entradas relacionadas

  • No hay entradas relacionadas.


Cosas que puedes hacer desde aquí:

1 comentario:

  1. Los buenos deberían ser los últimos en irse.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.

Lo que opinas sobre nuestras publicaciones, es una motivación para seguir compartiendo contigo.

Novedades en tu Mail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner