Ads 468x60px

8 de agosto de 2009

Nuestro querido aliado: el buscador

Luego, de leer el siguiente artículo, quizá estén de acuerdo conmigo en que hay tanto en la red y, sin embargo (¿paradójicamente?) es tan poco lo que usamos.

Enviado por El Quintacho a través de Google Reader:

vía Cosas sencillas de Toni el 6/08/09

Eva Domínguez ha escrito un artículo para La Vanguardia, donde comenta que el buscador es nuestro aliado, y que el buscar es la actividad básica en Internet, todo el mundo lo hace. Y, sin embargo, no siempre se le saca el máximo rendimiento al tiempo invertido. Pese a que muchas de las opciones para mejorar los resultados son muy conocidas, todavía hay muchos usuarios, incluso entre los profesionales de la información, que ignoran sus beneficios. Hagamos clase de repaso.

Google es la gran puerta de acceso a las búsquedas en la web. Como se sabe, habitualmente no se pasa de las tres páginas de exploración en los resultados, por lo que es muy importante que sean lo más ajustados posible a nuestros intereses. Aparte de ser precisos en los términos, en sus combinaciones y en sus exclusiones, hay algunas opciones que no por obvias son más utilizadas.

La caché para "escanear". Una de ellas es utilizar la opción de caché de Google. Es una copia que el buscador realiza en su rastreo de las páginas web. Aparece debajo del enlace y permite "escanear" con mayor rapidez los contenidos puesto que los términos de la búsqueda aparecen resaltados en otro color. Esta opción permite ver rápidamente en qué contexto están las palabras y nos ayuda a valorar mejor la relevancia de la página para nuestros intereses. Además, como es una copia en la memoria del buscador, está disponible si la web falla (ver ejemplo).

Apuntando a un dominio. Otra opción de Google harto conocida es la de búsqueda avanzada. Es particularmente práctica para rastrear un dominio específico, es decir, en una página web, puesto que suele dar mejores resultados que los buscadores internos. Se convierte en un atajo cuando sabemos que lo que buscamos está en una dirección web pero no conseguimos dar con ello. Se llega al mismo resultado si en la búsqueda sencilla añadimos al término la expresión "site:" seguida del dominio. Por ejemplo: imagen vectorial site:cosassencillas.com (ver ejemplo).

Traducción del resultado. El buscador más utilizado incluye también una opción que se convierte en una muleta necesaria ante la barrera idiomática. Hay mucha información en inglés que queda excluida cuando no tenemos suficiente conocimiento de la lengua. Google nos echa un cable al traducir resultados al castellano. Para ello, hay que ir a la página de herramientas del idioma. La información aparece en dos columnas, a la derecha en el idioma original y a la izquierda, traducido (ver ejemplo). Desde ese momento, aunque sea en 'spanglish' o con construcciones poco ortodoxas, las descripciones de los contenidos serán más fáciles de entender, eso es mejor que nada.

Sólo citas. Si el inglés es una barrera, la siguiente funcionalidad queda al otro lado de esa valla, puesto que no está disponible en la versión en español. Esperemos que se habilite pronto porque es muy práctica para los profesionales de la información. Se trata de la opción de buscar únicamente la declaraciones de alguien. En el buscador de noticias en inglés, si tecleamos "José Luis Rodríguez Zapatero" y pulsamos la opción "Quotes" en el menú de la izquierda, obtendremos una lista de enlaces con declaraciones del presidente (ver ejemplo).

Atrás en el tiempo. Esta versión cuenta también con una navegación temporal, que se muestra gráficamente con una línea de tiempo. Muestra los resultados por fechas, por lo que se puede dar una idea del aumento o disminución de las alusiones por años. No obstante, como en cualquier otro caso, hay que ser cautelosos con los resultados. Las fechas no siempre corresponden al día de publicación sino una referencia encontrada en la página. Si no se revisa se pueden cometer errores similares a los del descalabro en Bolsa de United Airlines, por la publicación de una noticia de archivo como si fuera reciente.

Google es sumamente útil pero no es el único punto de partida para encontrar información. Según las necesidades, orientación y área de acción, cada profesional debe acabar creando su propia agenda documental en internet. Hay noticias que no aparecerán en Google porque no están indexadas online.

La hemeroteca. Por ese motivo, herramientas como la hemeroteca de La Vanguardia tienen tanta relevancia. La posibilidad de leer cualquier artículo publicado desde que apareció el diario, en 1881, tiene enorme valor documental e informativo y de servicio público, puesto que el acceso a todo el fondo es gratuito. Otros importantes archivos de diarios accesibles online, como el del The New York Times, disponible desde 1851, tienen un modelo mixto, con partes gratuitas y partes de pago.

Lo que no está en la búsqueda sencilla. Imaginen que todos los fondos documentales, toda la información existente de interés público, fuera igual de accesible, a través de una sencilla búsqueda online. Pese a los avances, todavía no lo es. Lo que se halla a través de los buscadores de internet es una parte pequeña de la información existente. La parte oculta se conoce como web invisible o web profunda. Esto ocurre porque los robots de los buscadores no pueden entrar en las bases de datos, indizarlas y extraer la información para que sea consultable online. De la misma manera no pueden indizar contenidos que se generan de manera dinámica online.

Bucear en bases de datos. Cada vez se avanza más para que incluir dichas bases de datos y gradualmente más información saldrá a la superficie de internet. Google ya ha anunciado que está poniendo sus esfuerzos en que la web invisible deje de serlo. Pero todavía queda camino, por lo que para según qué información especializada hay que acudir a ellas.

Puntos de partida. Las webs que apuntan a bases de datos son muchísimas. Algunas páginas, como la Online Education Database (en inglés) o Internetinvisible (en castellano), pueden servir de puntos de partida. Otras referencias interesantes son Intute o Infomine (en inglés). En España, el Ministerio de Cultura ha creado el portal PARES, con acceso a una amplia red de archivos españoles. Tiene terreno para mejorar en las opciones y resultados de búsqueda.

Google también cuenta con un buscador académico y otro de libros, recursos útiles para encontrar referencias de expertos, aunque no hay que olvidar que no todo está en el buscador.

Suscripciones de búsquedas. A veces más que una búsqueda puntual nos interesa estar informados periódicamente de las novedades sobre un área. El servicio Alertas de Google permite incluir términos y recibir los resultados en el correo electrónico o por RSS. Es decir, que podemos subscribirnos en nuestro lector de RSS a los resultados de las alertas como una fuente más de información.

Lo mismo podemos hacer en redes sociales de favoritos como Delicious o en buscadores de blogs como Technorati. Si, por ejemplo, estamos interesados en la realidad virtual, podemos elegir esas etiquetas en Delicious como filtro de resultados (ver ejemplo). Al final de la página encontraremos el enlace del RSS. Si pulsamos en él, podremos suscribirnos fácilmente. En Technorati una manera de realizar las suscripciones a las búsquedas es a través de la opción de Wachtlists.

Aquí acaba el repaso. Es sólo una selección de soluciones obvias y conocidas pero que no siempre tenemos presente. Supone un punto de partida.

Después, cada maestrillo tiene su librillo.


Cosas que puedes hacer desde aquí:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.

Lo que opinas sobre nuestras publicaciones, es una motivación para seguir compartiendo contigo.

Novedades en tu Mail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner