Ads 468x60px

14 de mayo de 2012

Carta de gratitud a los choferes

Señores trabajadores del volante:

Foto: Ximena Paredes / Página Siete
Quiero felicitarles y agradecerles por el contundente paro de transporte. En serio.

Debo confesarles que, al principio, no me pareció nada gracioso eso de “patear” los 4.034 pasos que separan mi hogar de mi trabajo, pero claro, no me dejaron opción, así que: zapatos cómodos, mochila en vez de maletín y a andar se dijo.

Cuando vi que mi peregrinación no era solitaria se me fue pasando la bronca. Una larga romería de personas caminaban al trabajo y en ese instante comencé a militar de veras con el paro del transporte.

¿Por qué? Tengo al menos diez razones:
  1. Respirar a pulmón lleno el aire de la mañana me hizo estar agradecido de no estar plegado en cuatro ruedas dentro de una de esas carcachas con variopintas pestilencias que ustedes llaman su “unidad de trabajo”.
  2. Al andar encontré en mi camino a amigos que no veía (sino en el Facebook) desde hace años. Fue bueno abrazarlos, escuchar sus voces, saber que no sólo son un avatar en la pantalla.
  3. Me di cuenta que, mejorando un poco mi estado físico, puedo prescindir del transporte público, eso me da una sensación de libertad increíble.
  4. Caminando descubres pequeños detalles de la ciudad que normalmente pasas por alto.
  5. También descubres que la gente es más alegre y está menos estresada cuando hace ejercicio. Pese a los bloqueos la ciudad tuvo dos días de “buena onda”.
  6. Me alegra la radicalidad de su medida de presión, porque creo que marca un punto de inflexión en la historia de La Paz. Tengo la sensación que, a partir de estas 48 horas ya no hay vuelta atrás en la implementación de un sistema masivo y eficiente de pasajeros.
  7. También les agradezco por refrescar nuestra memoria. Ya estábamos olvidando que el gremio del autotransporte es el más reaccionario de cuantos hay. Ahora recordamos que fueron ustedes quienes le pidieron a García Meza “la medida de sus pantalones”…etc.
  8. Ha sido gratificante ver que la gente puede organizarse, compartir auto, montar en bicicleta, adoptar mototaxis como en el oriente o, finalmente, caminar, todo con tal de no ceder a los caprichos de los choferes.
  9. Los paceños debemos agradecerles haber abierto nuestros ojos: ahora sabemos que nosotros podemos arreglárnoslas sin ustedes, ¿podrán ustedes vivir sin pasajeros?
  10. Finalmente tengo que agradecerles porque en los dos días que duró su paro llegué a casa cansado, pero con la dignidad intacta.
Arturo Choque Montaño

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.

Lo que opinas sobre nuestras publicaciones, es una motivación para seguir compartiendo contigo.

Novedades en tu Mail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner