Ads 468x60px

6 de diciembre de 2016

Pero... ¿En serio EntelBo?

Viste que ya es parte de la rutina diaria, de lunes a viernes suena el despertador (en el movil por supuesto), se enciende el televisor (en un canal de música para que las noticias no te jo... el despertar), te desperezas y camino al baño (cuarto de menesteres y aseo matutino a lo polaco en ésta época de escasez), agarras el celu para enterarte de lo que hizo el mundo mientras te encontrabas de viaje (al mundo de los sueños).

Conectas el wifi y empiezan los pitidos anunciando los mensajes que anuncian el arribo de novedades y mensajes en los diferentes servicios Twitter, Facebook, Google+ y los que llegan por SMS, que por lo raro que son en éstas epocas (prácticamente ninguno de tus amigos te manda ya un SMS) es lo primero que abres y no, no es mensaje de ningún amigo, es de tu proveedor del servicio de telefonía movil que sin mayor protocolo te anuncia que agotaste tus preciados Megabytes disponibles.

Y ¡listo Calixto!, de golpe pasas del sopor de la somnolencia a estar totalmente despierto, sin siquiera haberte mojado la cara ni dejar escapar el líquido acumulado por la noche...

Pero, como la hora apremia tanto como las urgencias corporales, pasas a otra cosa mariposa y vuelta a la rutina, la que por supuesto incluye la revisión de los mensajes, saludos, memes y demás tucuimas que recibes en el movil, mientras ordenas la habitación y te alistas para salir rumbo al laburo, pero sin proponertelo ¡ahi está rondando la preguntita! ("Una vez yo pregunte..." cantaba Benjo Cruz), no le tirás mucha pelota pero está.

Como ya te anunciaron que no tienes saldo para navegar en las redes mientras te diriges al trabajo, en transporte público (que hasta ahora no mejora), no te conectas a la red y lees los artículos que descargaste a Pocket, mientras la preguntita esa sigue rondando en tu sesera...

Ya por la noche, mientras hablas con la amada de los aconteceres de la jornada, vuelve la preguntita y recuerdas que tenías que marcar *10#" en el movil y, como "Mandinga no duerme", en lugar de elegir la primera opción eliges la segunda... será cosa del "dobende", pero de pronto se te iluminó y recordaste aquello que no te dejó escuchar tranquilo los temas del nuevo disco que encontraste del Chaqueño Palavecino ("Recordando ayeres" se llama y por lo menos es nuevo para mi).

Y ahí está, ahí está ("...viendo pasar el tiempo, la Puerta de Alcala", de pronto recuerdas además la canción interpretada por Ana Belén y Victor Manuel).

Sí señor... clarito se ve ahí, el mensaje que indica que tu saldo de MB disponibles no está en cero como te fue anunciado en la mañana, sino que como tu sospechabas, pues no habías hecho uso de ellos al punto de acabarlos, te dice que es de 194.75MB que vencen el 21/12/2016.

¡Jo... con el mensaje matutino! que si estuvieras mal del "querendón" (corazón le dicen los no románticos) bien te pudo haber provocado un soponcio y dejarte quieto ahi nomas, sin hacer aquello que fuiste a realizar, además.

Y ahora... ¿que dices @EntelBo?, porque ya puestos a recordar, viene a la memoria de uno que no hace muchos días atrás también recibió un mensaje similar y (cual cordero camino al matadero), como tenías que mandar ese documento por Gmail, compraste un paquetito de Bs2, para encontrarte luego con que tu saldo pasaba de los doscientos cuarenta (240) MB.

Equivocación una vez, vaya y pase #EntelBo, pero esto ya huele a que, una de dos, tus sistemas están funcionando a las patadas o (grave sería esto) estás utilizando los SMS como medio de una estratagema  para obligar a los usuarios a comprar mega tras mega, no se... ¿tu que crees?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.

Lo que opinas sobre nuestras publicaciones, es una motivación para seguir compartiendo contigo.

Novedades en tu Mail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner