Ads 468x60px

30 de enero de 2021

A mi amigo

3 comentarios:
Por: Oscar Mario Barea
El: 27 de enero de 2016




Camina por la calles
con un ardiente café,
lleva en su alma el fulgor
y la pasión de la vida.

Sus pasos, continúan sintiéndose
en Salta, en Sucre y en otros lares,
huella profunda que deja
el caminante soñador.

Hombre de raíces humildes y milenarias
que apacigua las tormentas de su destino
con la simpleza y la pureza del manantial,
y el coraje del río bravo,
aguas coloradas que alimentan sus andanzas
esperanzas y regalos de nuestro Señor
guardadas para él...

¡Patacooooo!

11 de enero de 2021

De "Negritos", cumpleañeros y carpas

No hay comentarios.:
Por: Cristobal Vargas Choque
El 9 de enero de 2021
 
 
 
 
 
 
 
 
Cuando por la memoria pasan los días de nuestra adolescencia y juventud son como remolinos de aguas teñidas de cariño, como lluvias copiosas de imágenes, como galopes y carpas en Reyes
Fiesta de Reyes en Tupiza

Humberto, Mateo y Fernándo
Entonces, no se puede dejar pasar un día como hoy sin llenarse de emoción y nostalgia. Sí, una fecha como hoy aunque en diferentes épocas llegaron al mundo, mejor dicho al “Planeta Rojo” dos extraordinarios amigos: Humberto y Fernando; dicho así, apenas son nombres propios, en el pago esto es completamente incompleto ¿No?, Ja, ja, ja, ja… Sí, sí.. hay que ser más explícitos, se trata del "Negro Leytón” y el “Negro Ruiz”, pero es posible que todavía haya dudas sobre el segundo que tuvo muchos apodos, algunos lo recordarán como Sady, pero muchos más como “Horacio”.


El Negro Leytón fue sin lugar a equivocaciones, una de las mejores voces que aportó nuestra tierra al canto popular y folklórico del País, fue él quien popularizó “El rompe cantarito” la inspiración emblemática de Willy Alfaro, juntos marcaron uno de los momentos más fecundos de la difusión de la música chicheña y especialmente tupiceña, ahí están las innumerables grabaciones discográficas.
 
Seguramente al respecto habrán trabajos de historiadores y biógrafos que dan o darán cuenta del merecido lugar que debe ocupar Humberto por todo el cariño con que dedicó su vida a enaltecer la cultura chicheña.

Recuerdo que antes de que cantara música nacional, era un amante de los boleros, de los valses y música latinoamericana, recordarán muchos verle acompañado por los “Diamantes”, un dúo, a veces trío al estilo de los famosos de esa época, Los Panchos. Boleros como “Sin mentir” o el emblemático “Angelitos Negros” eran aclamados por el fervoroso público en las innumerables veladas artísticas del pueblo, ya sea en el Teatro Suipacha o en la Cancha Ferro, donde dos micrófonos y algunos altavoces eran suficientes para degustar de la voz única y maravillosa del “Negrito de la voz de Oro” como se lo anunciaba.

Al empezar el presente siglo, creo que el dos mil tres, tuvimos el privilegio de homenajear a Humberto en Cochabamba, Acción Chicheña preparó una peña con rotundo éxito, en la ocasión le acompañaron músicos tupiceños como Guido Tito, Marcial Vargas y Jaime Barea, pudimos apreciar un variado repertorio, por supuesto no podían faltar las inmortales de Alfaro, Rompe Cantarito, Mi desventura, Amor feo, Mi escuelita, también interpretó de Carlos Rayne algunas hermosas cuecas y tonadas, de Domínguez la leñera y también algunas de su propia autoría, la canción de la noche fue “El botarate” del Papucho, y finalizó como era de esperar con el Vals a Tupiza de doña Remedios Oviedo Vda. De Daza.

 
Humberto Leytón - Tupiza Salud (1974)

Aquella ocasión los paisanos nos esforzamos para que el querido Humberto se sintiera feliz, Eduardo Arenas se ocupó de que todo estuviera así. Compartimos tardes de tertulias y asados, era un gran conversador de recuerdos y conceptos cariñosos para con todos los paisanos.

Fernando "Horacio" Ruiz

Así de cariñoso y conversador es también, El Negro Ruiz, el paisano que lleva consigo una rica historia personal digna de contarla y es poseedor de una férrea voluntad y determinación, a él me unen esos lazos no dichos ni escritos, solo sentidos y que son difíciles de expresarlos con palabras.

Fernando "Horacio" Ruiz
Con apenas quince años cumplidos residió en La Paz, en un momento de fuertes transformaciones sociales del País, a su retorno al pago su madurez era visible entre todos los amigos del barrio, fue siempre de esos líderes natos, allí donde le tocó vivir, llenaríamos muchas páginas si de escribir sus anécdotas se tratara… Los vaivenes del destino nos unieron en Cochabamba y allí continuamos cultivando esa amistad con lealtad, con respeto pero sobre todo con cariño, abrazamos los mismos ideales juveniles, nos regocijamos de los logros, mascullamos las frustraciones, pero siempre incólume la amistad de paisanos, en las buenas y en las malas.

Hace un año, luego de muchísimos otros ausente celebramos su cumple junto a sus hermanos y amigos del barrio, ahí en la casa familiar donde crecimos, Raúl y Wilfred, sus cuñados, amenizaron una tarde inolvidable con canto, chispa y recuerdos a la sombra del añoso árbol del patio.

Al mirar ese árbol y la habitación del fondo, recordé que un día como hoy de hace muchos años, el festejo empezó el día anterior, de carpa en carpa, probando las "delicatesen", pasando a las espirituosas, encontrándonos con muchísimos amigos y entre ellos al Negrito Leytón, que también adelantaba su festejo.

La carpa aquella era la más visitada, se aparecieron guitarreros de toda laya, claro, era comprensible, quien no quisiera echarse un gorjeo por lo menos, al lado de Humberto, hasta que, de la contigua carpa pasó a la nuestra un “carpero” como si de una película del Lejano Oeste se tratara… Entonces, tocaba la retirada, pero ganas todavía quedaban… Ja, ja, ja, ja…

En situaciones similares, siempre a alguien se le ilumina el foquito, vió su reloj y dijo: “Negro andá a dormir, dentro de poco será tu cumpleaños y tenemos que darte serenata”… Obediente, el Horacio hizo como que se recogía y… A las doce en punto, empezamos a cantar en la puerta de su casa hasta que con la voz afable y paternal don Santiago (Su señor padre) nos invitó a entrar… hasta el fondo donde era la habitación del Fer…

Un abrazo al cielo para Humberto, su voz y su recuerdo siempre estarán presentes en la paisanada, y otro para Fernando con todo el aprecio de toda la vida. Un recuerdo imperecedero para los "Negritos" del barrio, que por cierto eran muchísimos, quizá por eso y por mucho más llegaron a decir: "El Harlem de Tupiza",  ja, ja, ja, ja...

Grande riqueza, dulce compañía es la del ser que llega con el día y aclara nuestras noches interiores.

Fuente de convivencia, de ternura, es la amistad que crece y se madura en medio de alegrías y dolores.

(Carlos Castro Zaavedra)

4 de enero de 2021

La Plaza Mariposa

No hay comentarios.:

En las islas flotantes el 2014
Los viajes que hice con mi mamá, que no fueron tantos como debieron, tenían un encanto especial porque hubieron momentos en los que me contaba cosas de su infancia y juventud, de los abuelos y la bisabuela, así como de anécdotas y recuerdos de Tupiza el pago querido, al cual las circunstancias de la emergencia sanitaria que a todos nos afecta, le impiden volver hace más de un año.

Pero, volviendo al tema, recuerdo que fue en uno de esos viajes, allá por 2009, que mientras contaba sobre las rosas que antaño adornaban la Plaza Independencia, comentó "...y tiene forma de mariposa..."

Frase que (obvio, microbio) llamó mi atención y al pedirle explicación al respecto, me hizo notar y percibir cómo cada una de las partes de la plaza por la que tantas veces transitamos al derecho y al revés, con música de retreta y sin ella, solos  o acompañados, sobrios o embriagados por la alegría del año nuevo o carnaval; si la pones en perspectiva, efectivamente tiene, paques decir, la forma de una mariposa.

No critiquen y recuerden que
haciendo clic sobre las imágenes
podrán ampliarlas para verlas mejor.
Me propuse entonces que, algún día, escribiría sobre ella para hacer saber a quienes como yo, transitaron por ella sin notarlo, el encanto adicional de su forma, difícil de percibir desde el aire por lo tupido de los añejos árboles que la habitan y desde el llano porque... ¡Bah! porque tampoco se puede ps.

Más fácil pensarla que hacerla resultó la iniciativa que quedó en un intento de dibujo puesto sobre la imagen de una mariposa (¡Ja! Ya imagino en las bancas de la plaza, las lenguas filosas/venenosas de los viejos mirones/criticones, cómo ps tan viejo no va saber dibujar en la compu, diciendo... así como otras cosas que seguro leeréis en el "feis").

Pero ahistá, cuando algo tiene que escribirse las condiciones se dan en algún momento, (como sucedió con el artículo sobre Alfredo, Blas y Mr. Atlas)  y con alegría encontré el año pasado que el paisano y amigo Carlos Freddy Barea Montellano, arquitecto de profesión publicó un artículo titulado justamente "LA PLAZA DE TUPIZA ES UNA MARIPOSA", genial relato que precedida por los planos de la Plaza Independencia de Tupiza, en blanco y negro, así como a color, narra su historia y describe los detalles de su arquitectura.

Emocionado por el hallazgo y la lectura del artículo, sobre la que posiblemente sea la representación más grande de una mariposa en el mundo, inmediatamente escribí al tocayo para solicitar su autorización de publicarlo en el blog,

No obstante, y como para darles más leña a los viejos antes mencionados (que seguro hablarán además, de La Vieja), tuvieron que pasar otros seis meses y llegar un nuevo año, para que finalmente comparta con ustedes esta nota que refiere al espacio más importante, visitado y transitado por propios y extraños de "Tupiza el Pueblito Encantau":

LA PLAZA DE TUPIZA ES UNA MARIPOSA

Copia del plano con color de
la Plaza Independencia de Tupiza
Diseño único en el mundo en la época Republicana. Durante la Colonia, en la gran mayoría de las ciudades americanas fundadas, se impuso como modelo de Planeamiento Urbano el llamado “Damero Colonial”, trazado hipodámico ortogonal, que organiza una ciudad mediante el diseño de sus calles en ángulo recto, creando manzanas rectangulares, donde las plazas eran el centro de la ciudad o centro del poblado, alrededor de las mismas se encontraban todos los edificios que albergaban actividades Políticas Institucionales, Religiosas, Administrativas y otras. El modelo clásico de plaza colonial, se caracteriza por tener diagonales peatonales que convergen hacia el centro de la misma, donde se construyen fuentes o estatuas, este patrón se consolidó en las plazas de la época y se conservan como parte del patrimonio arquitectónico en la mayoría de las ciudades latinoamericanas.

Copia del plano original de
la Plaza Independencia de Tupiza
La Iglesia Matriz de Tupiza fue construida en el año 1897 y la demolición de la capilla colonial permitió ampliar la plaza, un acogedor espacio cerrado con mucha vegetación del lugar y la inclusión de plantas exóticas, recorridos peatonales construidos con materiales del lugar, en esta plaza se colocó el monumento de Don José Avelino Aramayo (1809 - 1882), que fue inaugurado el año 1909 por su hijo Félix Avelino Aramayo, años posteriores es quien encarga el diseño de la Plaza a un Arquitecto Italo-Argentino (copia de plano adjunto), de nombre desconocido, que seguramente inspirado en la gran cantidad de mariposas multicolores y de gran tamaño que tenían su hábitat en la campiña tupiceña, diseña una plaza en forma de MARIPOSA, en esos tiempos única en el nuevo y viejo mundo. En base a este proyecto se van realizando modificaciones hasta consolidar su ejecución el año 1941. 
Descripción del proyecto de la plaza en forma de mariposa: en la cabeza se encuentra ubicada la estatua de bronce de Don Avelino Aramayo, mirando al norte como observando al Bonete donde se encontraban ubicadas sus minas, para no quitar visibilidad toda la vegetación ornamental era baja, en el cuerpo de la mariposa un gran jardín y al centro una sencilla fuente de agua de estilo renacentista construida con cerámica veneciana en tonos degrade de azul a celeste y al centro una fuente de bronce también traída desde Europa, en ambos espacios laterales tres alas simétricamente dispuestas que son los jardines, donde se plantaron arboles, arbustos y flores multicolores, exóticos arboles fueron traídos desde Norte América y Europa (estos se fueron plantando en la anterior plaza), y sumando a la vegetación propia del lugar, se logra emular los colores de una mariposa. 
Las vías peatonales definidas y delimitadas por vegetación, los pisos revestidos con piedra canteada, se cambió la iluminación con los actuales postes y pantallas. Seguramente muchos no podemos apreciarla al caminar por sus caprichosas curvas (mal llamadas diagonales), pero si podemos imaginarla. 
Carlos F. Barea M.
En el año 1995, la Honorable Alcaldía Municipal de Tupiza licitó el proyecto mal denominado “Remodelación de la Plaza Independencia de Tupiza”, con una propuesta que modificaba la concepción inicial del diseño, nos adjudicamos la ejecución de la obra en la modalidad de precio mas bajo y se pudo intervenir oportunamente en la corrección de la propuesta a ejecutar. La atinada colaboración del Prof. Juan Mogro (+), en ese entonces miembro de la Sociedad Arqueológica de Tupiza, proporciona una copia del plano original del Arquitecto Italo Argentino, valioso documento que nos permitió elaborar una nueva propuesta de “Restauración de la Plaza Independencia”, la misma fue presentada , expuesta y aprobada en todas sus instancias, para ejecutar la obra con carácter de restauración parcial en lo referente a obras civiles, manteniendo la vegetación existente. 
En la actualidad nuestra Plaza conserva el concepto del diseño de una hermosa mariposa, al pasar los años la vegetación ornamental ha cambiado, las manchas multicolores fueron desapareciendo y se van introduciendo elementos arquitectónicos fuera de contexto, de acuerdo a la concepción del diseño. Sin duda alguna, estos reconocimientos también merecen espacios preferenciales por su importancia y jerarquía.
Presento a ustedes esta pequeña síntesis informativa. 
Arq. Carlos Barea Montellano
P.D. Saludos a la Profe “CHINCHI” Defensora del Patrimonio Arquitectónico.